Mariage à la cathédrale de RodezMariage à la cathédrale de Rodez
©Mariage à la cathédrale de Rodez|D.VIET - CRT Occitanie
DescubraEl interior de la Catedral.

Emoción en todas las capillas

La catedral de Rodez sorprende al visitante desde que entra por el lado norte o por el lado sur. En primer lugar, por su sobriedad que contrasta con la decoración interior, pero también por la particularidad de su disposición litúrgica.

Cierges à la cathédrale de RodezCierges à la cathédrale de Rodez
©Cierges à la cathédrale de Rodez|P.THEBAULT - CRT Occitanie

Un conjunto monumental.

Con sus 100 m de longitud, 37 m de ancho y 30 m de altura bajo clave, la catedral de Notre-Dame de Rodez es realmente impresionante.

Fueron necesarios tres siglos para su construcción. Su ornamentación es sencilla, única y armoniosa. La sobriedad de los elementos arquitectónicos interiores no altera en ningún sentido la majestuosidad de la catedral.

Dos altares

A diferencia de las catedrales clásicas, la fachada occidental de Notre-Dame de Rodez está cerrada (no tiene ninguna entrada), y dentro encontramos dos altares, uno frente al otro:

  • el altar parroquial,
  • el altar reservado al cabildo de canónigos y, por extensión, al clero en general.

Cruzamos entre los dos altares.

Un mobiliario rico

El interior de la catedral posee un rico mobiliario con, por ejemplo:

  • el trascoro que delimitaba el coro originalmente y que fue reconstruido en la entrada sur,
  • la caja del gran órgano (siglo XVII) cuyos detalles sorprenden por su sutileza,
  • las sillas del coro ricamente talladas y decoradas, realizadas por el taller del maestro escultor André Sulpice (Marvejols en Gévaudan), de 1478 a 1488. Hay estatuas de santos talladas en madera. Admiramos este trabajo increíblemente bien conservado.
  • El monumental retablo de la capilla, fundada en 1522, denominada capilla de Gaillard Roux o capilla del Santo Sepulcro) y su grupo escultórico del Traslado al Sepulcro (siglo XVI). ¡El conjunto es excepcional! El retablo y el altar son de piedra policromada. Observamos en varias ocasiones las iniciales y el escudo de armas del fundador.

Una galería de capillas

Dentro de la catedral de Notre-Dame de Rodez encontramos varias capillas. El conjunto está coronado por una galería iluminada que rodea la parte superior de la catedral, llamada triforio.

La capilla del Santo Sacramento es una de las más conocidas. Construida en la base de la torre noroeste de la catedral en la segunda mitad del siglo XVI, acogía originalmente el tesoro de la catedral.

Esta capilla se distingue por su exclusiva arquitectura: una cubierta plana con casetones. Este procedimiento particularmente sobresaliente nos cautiva por su belleza.

Unas grandiosas vidrieras

Hoy cohabitan unas vidrieras antiguas y otras más modernas en este auténtico entorno religioso. Entre 2002 y 2007 el artista Stéphane Belzère realizó siete vidrieras de las capillas del coro con la colaboración del taller Duchemin tras un encargo que precisaba un programa iconográfico. En estas nuevas vidrieras observamos que la representación cristiana tradicional se mezcla con la iconografía moderna. Aquí se fusionan el repertorio figurativo tradicional y las formas contemporáneas. Aquí volvemos a quedarnos asombrados y boquiabiertos por su belleza.

 

Cerrar